Erres

rr

Decidió vivir pegada a una erre como la mejor forma para reírse cada vez que acechaba una pena; como estrategia para la recomposición y la reinvención constantes; como maniobra de repliege o reflexión.

Esperó sentada sobre las erres dobles de mil arreglos, mezclando las dosis justas de arrebatos y arrepentimientos. De vez en cuando tocaba imaginarse una resurrección para no morir de aburrimiento. Buscaba carreteras secundarias por las que perderse y -casi siempre- reencontrarse pasadas pasiones, (des)amores, amigos, amantes…

Eligió perder, querer, rodar, seguir, torcer, urgir, volar…

Comenta lo que quieras

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.