Músiquina para volar (o para que te vuelen la cabeza)

“Mari, ya podías escribir una crónica de lo de anoche”, me dice Helena. Y como ya he cambiado las sábanas de la cama (tarea muy de domingo) y parece que la resaca remite (también muy de este día de la semana) tengo que ponerme a ello. Se lo debo. Eso sí, vaya de antemano que como esto es mi blog me temo que no va a salirme nada “profesional” ni aséptico.

Sábado de curro. De diez de la mañana a nueve de la noche en la tienda. Cuando me toca finde lo único que quiero hacer al salir es volver a casa, pero ayer pintaba bien el plan. El programa de radio La Hora del Dr. Osmond celebraba su primer aniversario con una fiesta cargada de buena música en directo en el bar Supernova de Oviedo. Tocaban Los Bonsáis y la familia obliga así que después de una cerveza con Pili y Guti para allá que me fui.

cartelconciertos

El horario laboral hizo que me perdiese el arranque con las actuaciones de Arkanine y de Musel. Los primeros dejan bien claro que hacen “Freak music para freak people” y eso algunas personas lo agradecemos. Sobre todo si en el post concierto hablas con ellos y te cuentan que hacen una versión de la canción de los enanos de las tercera parte de El Señor de los Anillos. ¡Lujo! El otro grupo que no vi actuar -Musel- llegaron desde Lugo y llevo un rato con las canciones que tienen en su bandcamp de fondo. Apetecibles.

Cuando bajé las escaleras del Supernova se escuchaba: “España tiene los ojos morados y se los tapa”. Ya había empezado Pablo und Destruktion y se cortaba la atmósfera, porque es de esa gente que te muerde al cantar, que hacen que cada palabra pese. Iba predispuesta a que me gustase -llevan tiempo diciéndome en casa que me iba a encantar- pero no esperaba semejante voladura de cabeza. Transmite una intensidad que se contagia y en un determinado momento me descubrí con los puños cerrados a los dos lados del cuerpo, completamente tensa y apretando los dientes. Sonaba “Por cada rayo que cae”:

“Somos los locos que escriben canciones
los locos errantes encerrados en sus naves
¡Pues quememos las naves!”

pablodestruye

El contraste no podía ser mayor con lo que vino después. El propio Pablo se encargó de hacer la mejor presentación posible: “Ahora llegan Los Bonsáis, que son de los más salaos y hacen una música que da unas ganas de vivir de la hostia”. Y está mal que yo lo diga tratándose de mi hermana, pero Helena y Nel el sábado sonaron de maravilla y desprenden luz con cada nota. Las letras sencillas y las melodías pegadizas logran que se te escapen las sonrisas y que termines bailando sin parar como me pasa con “Medio Tiempo” que creo que es de mis favoritas. En Semana Santa tocarán por primera vez fuera de España, en el Wales Goes Pop así que desde aquí quiero decirles que mucha mierda y que seguro que harán volar a los ingleses tanto como a nosotros.

losbonsais

Reconozco que cuando tocó Alberto Montero me di un descanso de música que esto es Uviéu y había que saludar y charlar con mucha gente el otro día. No puedo opinar de él pero ahí queda el enlace a su bandcamp para darle una escucha en cuanto pueda.

Desde Barcelona llegaron Grushenka y lo primero que se te escapa al verlos en el escenario es decir: “¡Menudos guajes!”. Ahora bien, la juventud se te olvida en cuando empiezan a tocar y los paisajes sonoros que crean se te meten dentro. Energía y calidad para cerrar la noche.

grushenka

Las actuaciones continuaron con Las Casi Casiotone pero ahí ya cambié de piso y me fui para la zona de arriba a darle forma a la madrugada y a volar en otras direcciones.

Sólo me queda decir que hay que agradecer a Borja Alcáraz -alma de todo este lío- la iniciativa y a gente como los de La Radio de Cristal y el Supernova por hacer que esta ciudad se mueva. También podéis echarle un ojo a la revista que han sacado desde La Hora del Dr. Osmond aquí.

Comenta lo que quieras