Punto de luz

Entre las marañas de deseos
insomnes
se cuela -a veces-
un segundo de lucidez

Tocamos tierra
y nos paladeamos los cuerpos
para constatar la sorprendente percepción
de realidad momentánea

¡Aquí estoy!
¡Ahora soy!

Sabemos
-en ese instante sí que sabemos-
que los caminos están hechos para inventárselos,
para espiar por las esquinas,
para perderse hacia adelante

Vamos ligeros,
pues siempre tendremos velas e incendios
para iluminar los recovecos

Comenta lo que quieras