Reconciliación

1006174_10152966790960722_675029805_n

Parece que ya puedo decir claramente que me he reconciliado con esta ciudad. Ha cambiado mucho respecto a la que viví entre 2000 y 2002, pero tampoco yo soy la misma. No las tenía todas conmigo hace (casi) un año cuando regresé, pero a día de hoy sé que no me equivoqué para nada, que estoy donde tengo que estar… Y más importante: Quiero estar aquí.

Puede que ésta os parezca una afirmación tonta, pero llevo años de tumbos porque siempre pensé que nunca estaba donde quería estar y entonces había que buscar nuevo destino y volver a empezar todo el rato. Pero -por el momento- tengo que hacer muchas cosas que sólo puedo hacerlas con la tranquilidad que me da estar aquí, con la familia y la mar cerca. Ayuda sin duda tener un curro de supervivencia que no me quita el sueño ni me da quebraderos de cabeza y que me deja el tiempo libre necesario para hacer lo que quiero.

No tengo cerca ni a la mitad de la gente que me importa, pero el contacto se mantiene y “están” de mil formas.

No es mi ciudad favorita del mundo pero ya tengo bar favorito.

Es una ciudad que me permite andar lenta y pensar despacio, pero que me deja acelerarme tan a gusto que me puedo ir a dormir con unos puntos suspensivos colgando de la comisura de los labios.

3 comentarios en “Reconciliación

  1. Me alegro mucho que hayas encontrado por fin el lugar en el que estar y no aquel lugar al que ir después. Yo aún me encuentro en esa situación, dónde ir, dónde empezar, dónde finalmente voy a sentir que quiero estar. Ojalá lo encuentre pronto. Un beso enorme querida 🙂

    1. ¡Linda! Siempre tengo lugares a los que ir después. La diferencia ahora es que no siento urgencia de cambio de ubicación. Llegará o no, pero mientras tanto me quedo con el sentimiento práctico de que tengo que estar aquí. Besos para el Sur del Sur, bella.

Comenta lo que quieras