Sin cielo

 

madrid

Si se (nos) cae el cielo quedan nubes
y un par de baldosas
sobre las que intentar sostenerse
sin mirar hacia arriba
ni hacia abajo.

Aguantar.

Ganas afiladas. Vista al frente.

Flojear… Un minuto. Que la vida son berrinches, pataletas y dos momentos sueltos. Después a lavarse la cara y a despejar.

Disfrutar.

Seguir (entre)tejiéndome
los miedos
y los sueños.

Quedan nubes y baldosas.

Sin cielo.

Leer de la mano de esta otra entrada “Sin suelo”

Comenta lo que quieras