Archivo de la etiqueta: ciudad

Reconciliación

1006174_10152966790960722_675029805_n

Parece que ya puedo decir claramente que me he reconciliado con esta ciudad. Ha cambiado mucho respecto a la que viví entre 2000 y 2002, pero tampoco yo soy la misma. No las tenía todas conmigo hace (casi) un año cuando regresé, pero a día de hoy sé que no me equivoqué para nada, que estoy donde tengo que estar… Y más importante: Quiero estar aquí.

Puede que ésta os parezca una afirmación tonta, pero llevo años de tumbos porque siempre pensé que nunca estaba donde quería estar y entonces había que buscar nuevo destino y volver a empezar todo el rato. Pero -por el momento- tengo que hacer muchas cosas que sólo puedo hacerlas con la tranquilidad que me da estar aquí, con la familia y la mar cerca. Ayuda sin duda tener un curro de supervivencia que no me quita el sueño ni me da quebraderos de cabeza y que me deja el tiempo libre necesario para hacer lo que quiero.

No tengo cerca ni a la mitad de la gente que me importa, pero el contacto se mantiene y «están» de mil formas.

No es mi ciudad favorita del mundo pero ya tengo bar favorito.

Es una ciudad que me permite andar lenta y pensar despacio, pero que me deja acelerarme tan a gusto que me puedo ir a dormir con unos puntos suspensivos colgando de la comisura de los labios.

¿Cuántas ciudades caben en tu ciudad?

El punteo torpe de la primera guitarra, los ojos negros y las bocas sin dientes infantiles, fuego en los semáforos, fuego en las bocinas de los coches, muros, hormigón y metal, muros con mirillas hacia el otro lado.

Vallas que separan. Notas que unen.

¿Cuántas ciudades caben en tu ciudad?

Andrés Belmonte y Ángel Luis Lara «Ruso» estuvieron juntos en los grupos Hechos Contra el Decoro y La Kermés. Ruso reside actualmente en Nueva York. Allí ha grabado junto a Belmonte y otros músicos «Ciudad frontera», la canción con la que pasan a formar parte de Fundación Robo y de la que dicen lo siguiente:

«Hay fronteras visibles e invisibles. Hay quienes se juegan la vida saltando las primeras para desobedecer un destino escrito por otros. Las otras fronteras, las invisibles, son las que nos saltan a nosotros: esas se llevan debajo de la piel. La raya que separa a los que tienen de los que no tienen. La línea que traza la distancia de los que pueden de los que no pueden. Sujetos de la enunciación y objetos del enunciado. Quien decide y quien es decidido. El poder es siempre un ejercicio de separación. Sin embargo, a la ciudad frontera le ha nacido una ciudad conjunción. Un estar juntos, un hacer juntos, un nos-otros. A eso le hemos llamado 15M. No es una negación, es mucho más, es todo lo demás: es un más allá de la ciudad frontera».

Sigue a Fundación Robo en Facebook o también en Twitter