Un diálogo cualquiera

Ales: ¿Quién tiene las pelucas?

Berto: Están en el maletero del coche y las pistolas de agua también.

Ring ring

Ales: Vale, yo me encargo de hablar con la poli.

María: Coged cada uno una copia de los lemas y anotad los teléfonos para hacer cadena de llamadas o mensajinos si hace falta.

Rubén: Guay, vamos a elegir unos pocos q ahí hay mogollón. ¿”Si seguís con esa haremos la islandesa”?

María: A mí me encanta el de “si esto no se apaña, caña, caña, caña”?

Natalia: Dame copias para ir repartiendo. ¿Tenemos por ahí panfletos del manifiesto?

Ring ring

María: Nacho dice que llegará tarde, pero que vendrá.

Ales: Esa no es mi peluca. ¿Dónde narices está mi nariz de payaso?

Andrés: Hola xente, ¿cómo va?

Berto: Todo controlao.

David: ¿Otra ronda?

Ring ring

Gaby: Ya vienen con las pancartas. Vais a flipar lo guapos que quedaron los peces.

Ring ring

Andrés: Me dicen que todavía no hay movimiento pero voy tirando para la Escandalera. ¿Quedáis vosotros aquí?

Berto: Sí, salimos nosotros de la estación para subir por Uría.

Dos Anonymous (Dani/Santi): A las buenas tardes.

David: ¡Menuda elegancia! Tomaros algo.

Gaby: Tengo una arenga preparada que sólo me va a faltar un caballo. ¿Cuánta gente habrá?

— Silencio sepulcral —

María: Son las cinco y media. ¡Vamos ya, coño!

 

Tres meses después sólo quedan retazos de la conversación de las horas previas y muchas sensaciones desordenadas de lo que fue aquel día y las semanas anteriores. Todavía no había etiquetas ni repercusión mediática pero estábamos convencidos de lo que estábamos haciendo y de por qué íbamos a salir a la calle. Eso se mantiene y hoy sigo tan convencida como hace tres meses de que hay que seguir reclamando derechos, que la democracia que tenemos no es la que queremos y que juntos podemos lograr cambios. El cansancio a veces tumba y apetece tirar la toalla pero por suerte siempre aparece alguien con la palabra justa, con la ilusión refrescada, con la propuesta precisa para renovar la alegría.

Vamos lentos porque vamos lejos.

¡Seguimos!

 

Comenta lo que quieras